Jason-perfect-pair
  • Anna Berto
  • Blog

Elegir una pareja de eclectus: claves para tener éxito

ELEGIR LA PAREJA

¿Pareja reproductora de origen salvaje vs ejemplares jóvenes criados en cautividad?

Es poco usual que los criadores vendan las buenas parejas de cría. Con lo cual, lo mejor es adquirir una pareja de eclectus jóvenes para formar nosotros mismos una nueva pareja, ya que adquirir aves con anilla abierta es contribuir a las capturas y no tenemos ninguna garantía de que sean aves reproductoras o incluso de aves en edad fértil.

¿Qué tener en cuenta cuando seleccionamos los individuos?

Si lo que queremos es una pareja de cría, es mucho mejor que las aves hayan sido criadas por sus padres, para evitar al máximo el imprinting con las personas. Si queremos una pareja de mascotas con posibilidad de criar, seleccionaremos dos individuos que hayan sido criados a mano, pero que hayan tenido contacto con otros congéneres de su especie, a poder ser adultos. Elegiremos siempre aves independizadas, que no tomen papilla y correctamente socializadas.

La hembra debe tener mínimo color anaranjado en el pico. La persistencia del color anaranjado en el pico de una hembra puede significar problemas hormonales y que no sea válida para reproducción.

¿Subespecies?

Es muy importante tener en cuenta cual es la subespecie que queremos, ya que los eclectus cuentan con varias. Hay que vigilar al comprar las aves al mismo criador, ya que en ocasiones nos puede vender dos aves hermanas como si fuesen no consanguíneas. Con lo cual, siempre es más aconsejable (a no ser que el criador sea de gran confianza) comprar las aves en lugares separados.

Para reconocer las diferentes subespecies (hablando desde el punto de vista de las hembras):

Subespecies azules:  tienen anillo periocular azul, cola rojiza y pecho azul brillante (aunque de jóvenes pueden ser más violeta). Las subespecies azules más frecuentes en nuestro país son las siguientes:

eclectus

  • r. polychloros (presenta los colores más intensos y más contrastados)
  • r. aruensis (es de las subespecies más grandes, con el rojo más palido)
  • r. solomonensis (es la subespecie más pequeña y su rojo es más pálido)

Subespecies lila: su vientre es azul-violáceo e incluso morado en alguna subespecie, no presentan anillo periocular y la cola presenta tonos amarillentos. ). Las subespecies azules más frecuentes en nuestro país son las siguientes:

lilas

  • r. vosmaeri (muy fácil de diferenciar por su vientre violeta brillante y su cola amarilla)
  • r. roratus (pecho azul-violeta, borde de la cola amarillento; las alas son granate)

Subespecies rojas: son totalmente rojas, muy poco frecuentes en nuestro país. La más común tal vez es la E.r. riedelli.

Los machos son más complicados de diferenciar.

¿alojamiento de la pareja?

Lo ideal es alojar a la pareja en un aviario, cuanto más grande mejor aunque con unas medidas de 1m x 2m x 2m ya es suficiente. La pajarera deberá ser resguardada y provista de palos y enriquecimiento ambiental. Colocaremos un nido vertical de las siguientes medidas: 31cm x 31cm x 60cm. Como enriquecimiento pondremos ramas no tóxicas con hojas para picotear, juguetes de madera, columpios, alimentos escondidos por las jaulas y otros elementos que los mantengan entretenidos. Se pueden alojar dos machos con una hembra, ya que en la vida silvestre las hembras suelen aparearse con más de un macho. Pero en ese caso, el espacio debe ser suficiente para evitar agresiones de la hembra hacia los años.

¿alimentación de la pareja?

Su sistema digestivo está preparado para la ingesta de frutas y bayas predominantemente. Tienen también altos requisitos de vitamina A. En libertad consumen principalmente frutas acuosas, bayas, verduras, brotes, flores y néctar y algunas pocas semillas. En cautividad deberemos simular al máximo esta tieda ofreciéndole una amplia gama de frutas variadas con abundantes bayas rojas (moras, frambuesas, arandanos, etc.), frutos rojos (ciruelas, fresas, granada, etc.), verduras de hola (acelgas, apio, espinacas, etc.) y otras frutas de temporada (incluyendo frutas exóticas como la papaya o el mango). Un listado de frutas y verduras que podemos usar es el siguiente:

  • Pimiento rojo
  • Calabaza cocida
  • Verduras de hoja verde (acelga, apio, espinacas (preferiblemente cocidas), endivia, rúcula, canónigos, apio, berros, col)
  • Legumbres (guisantes, habas, habichuelas. lentejas, soja) remojadas o germinadas preferentemente.
  • Calabacín
  • Frutos rojos del bosque (frambuesa, moras, arandanos, grosellas, etc.)
  • Frutas rojas (fresas, cerezas, ciruelas rojas maduras, granada)
  • Manzana (evitar la variedad ácida o “granny”)
  • Peras maduras
  • Papaya
  • Mango
  • Uvas (preferiblemente rojas)
  • Melón
  • Sandia
  • Chirimoia

 

 

Evitaremos abusar del plátano, el kiwi y los cítricos.

El alimento seco se debe ofrecer de forma más ocasional (podemos darle 2-3 veces por semana) un pienso extrusionado bajo en grasa (máximo un  6%) y no coloreado o una mixtura de semillas para loros amazónicos de buena calidad, baja en grasa. Como marcas de pienso, recomendamos el “Harrison Bird Food” de mantenimiento o el “Zeigler para loros medianos”. Ambos piensos cuentan con un bajo índice de grasa y no son coloreados. Existe un pienso comercial diseñado para eclectus, pero tiene la “pega” de tener colorantes con lo cual no es aconsejable por los problemas que le puede ocasionar al ave. También podemos combinar el pienso y las semillas y ofrecerlo alternado, para darle una dieta lo más variada posible.

3-4 días por semana, ofrecerle néctar o espolvorear polen en la comida. También ofreceremos flores comestibles (hibiscus o callistemon) que supondrán un gran enriquecimiento ambiental.

Luego de forma ocasional podemos darle también los siguientes alimentos:

  • Un dadito de queso fresco sin sal
  • Una cucharada de arroz hervido o pasta hervida (preferiblemente integral)
  • Una cucharadita de maíz dulce
  • Potito de frutas
  • Kiwi
  • Plátano
  • piña
  • Huevo cocido
  • Pan casero
  • Miel
  • Yogur natural (una puntita)
  • Papilla infantil de frutas con miel (una puntita)
  • Gelatina neutra con frutas

La dieta se reflejará siempre en su plumaje. Si este está ennegrecido o no tiene el brillo típico, se deberá evaluar y reajustar.

¿problemas de salud de los eclectus?

Hay algunas patologías y problemas que afectan especialmente a los eclectus:

  • Son especialmente sensibles a polyomavirus y a circovirus incluso en la edad adulta.
  • Sufren de Toe-tapping, que se trata de un golpeteo de las patas sobre la percha y de wing-flipping que es un aleteo rápido, nervioso e incompleto. La causa más estudiada de estos síntomas es la dieta incorrecta (especialmente los piensos coloreados o la excesiva suplementación) pero también se le achacan otras causas infecciosas o metabólicas.
  • Frecuentemente sufren desequilibrios nutricionales que suelen afectar su plumaje (se muestra ennegrecido y sin brillo) y que puede dañar sus órganos internos como el hígado o los riñones.
  • Sufren infecciones respiratorias con más frecuencia que otras especies.
  • Tienen tendencia a los picajes comportamentales por frustración sexual o por aburrimiento, especialmente cuando viven aislados y sin estímulos.
  • En los pichones nacidos en incubadora es frecuente ver estrangulamientos anulares, especialmente en pollos con dificultades para el nacimiento.

En resumen, la elección y los cuidados de unos eclectus es más compleja que en el caso de otras especies. Pero en general, son aves que se reproducen todo el año y pueden dar muchas satisfacciones.